Cuidado de la ropa más ecológico

Cuidado de la ropa más ecológico

Por un cuidado de la ropa más ecológico

Lavar la ropa implica un coste y una importante inversión de tiempo, pero además también tiene un coste para el medio ambiente, por eso es importante aplicar una serie de consejos sobre cuidado de la ropa que nos ayuden a tener la ropa siempre limpia pero dañando lo menos posible al medio ambiente y a las prendas.

Lo primero que tenemos que hacer es no lavar excesivamente la ropa. Es cierto que hay prendas que no aguantan más de una puesta, pero hay otras que pueden aguantar dos o tres puestas sin ningún problema.

A la hora de lavar lo más inteligente y la mejor forma de hacer un buen cuidado de la ropa es leer las etiquetas. Esto nos va a ahorrar dinero y algún que otro disgusto. La etiqueta nos indica que tipo de productos podemos usar, si se puede usar o no la secadora, temperatura de la plancha, etc.

Para cuidar bien la ropa es necesario separar antes de hacer la colada. No se trata de separar únicamente la ropa blanca de la de color, sino también de separar las prendas delicadas de aquellas que no lo son.

Si no tienes suficientes prendas delicadas como para poner una lavadora sólo con ellas, otra opción puede ser lavarlas en una bolsa para prendas de este tipo. De esta forma se disminuye la fricción entre la ropa y se evita la aparición de gránulos y la deformación de los tejidos.

Con frecuencia abusamos del detergente y el suavizante y eso daña las prendas. Más jabón no implica necesariamente más limpieza.

Un exceso de jabón puede llegar a dejar restos y además opaca el brillo de las prendas, reseca las fibras y las endurece y reduce la duración de la prenda.

Por último, a la hora de poner la lavadora es mejor no sobrecargar la máquina. Es conveniente dejar que las prendas tengan espacio para moverse y que el agua pueda fluir libremente entre ellas.

Tipos de clientes de la lavandería autoservicio en Madrid

Los tipos de clientes de la lavandería autoservicio en Madrid

La lavandería autoservicio en Madrid es ya un servicio esencial en todos los barrios de la capital. En los últimos años el número de establecimientos de este tipo se ha multiplicado, a media que ha ido creciendo la demanda por parte de los consumidores.

Entre los clientes frecuentes de la lavandería autoservicio en Madrid podemos encontrar todo tipo de personas.

Los estudiantes están entre el público más frecuente. Cada año cientos de personas se desplazan a estudiar a Madrid, algunos se alojan en residencias y otros en pisos compartidos, de forma que acceder a una lavadora no siempre es posible o bien resulta demasiado caro. Sin embargo, en una lavandería autoservicio se pueden lavar y secar varios kilos de ropa y el precio por kilo de ropa lavado es de apenas unos céntimos, de forma que esta forma de hacer la colada es mucho más viable para los estudiantes.

Los turistas son otros de los clientes habituales de este tipo de establecimientos. Ya no hace falta viajar cargados de maletas llenas de ropa. Ahora en apenas unos minutos cualquier persona que esté visitando la ciudad de Madrid tiene sus prendas limpias y secas, listas para volver a ser utilizadas.

Las familias y los negocios locales cada vez se animan más a usar la lavandería autoservicio en Madrid. Las lavadoras y secadoras de este tipo de establecimientos son de gran capacidad (mínimo 9 kg. de carga) y eso permite que se pueda hacer la colada semanal de toda una familia poniendo únicamente una lavadora y una secadora. Esto, además de un ahorro de dinero, supone un gran ahorro de tiempo, ya que la ropa está limpia y seca en apenas una hora.

Además de los clientes habituales que usan estos establecimientos para la colada diaria, también hay clientes más esporádicos que acuden a las lavanderías autoservicio a lavar prendas grandes que no caben en la lavadora de casa, como ocurre con los edredones o las cortinas.

Beneficios de la lavandería autoservicio en Sevilla

Fotos de lavadoras, descubre las máquinas de La Wash

Los beneficios de la lavandería autoservicio en Sevilla

La lavandería autoservicio en Sevilla se ha convertido ya en algo habitual dentro del paisaje sevillano y es que estos establecimientos ofrecen una gran cantidad de ventajas a sus clientes.

Sevilla es una ciudad que recibe cada año a cientos de visitantes. Las lavanderías automáticas o autoservicio son un servicio extra que la ciudad ofrece a los turistas. A nadie le gusta viajar cargado de equipaje y estos establecimientos permiten que los visitantes puedan permitirse ir más ligeros de equipaje, ya que saben que si necesitan lavar su ropa pueden encontrar fácilmente un establecimiento de lavandería autoservicio en Sevilla.

Para los habitantes de la ciudad la presencia de este tipo de establecimientos suponen un ahorro de tiempo y de dinero. De tiempo porque en ellos se puede hacer la colada semanal de una familia en apenas una hora (lavando y secando la ropa), algo que en casa sería totalmente imposible de hacer. Para empezar haría falta poner al menos dos lavadoras, lo que implica un tiempo medio de espera de unas tres horas y a ello hay que sumar otros dos ciclos de secado (otra media de tres horas de espera) o bien tender la ropa al aire libre y esperar un mínimo de 24 horas a que esté seca.

La lavandería automática proporciona ahorro de tiempo, pero también de dinero. Si se hacen cálculos, se puede comprobar fácilmente que en establecimientos como los de La Wash, lavar y secar un kilo de ropa sale por apenas unos céntimos. Sin embargo, si se hace la colada en casa hay que gastar en luz, agua y detergentes, de forma que lavar cada kilo de ropa sale por algo más de un euro.

Una última ventaja de la lavandería autoservicio en Sevilla es que usándola se protege el medio ambiente, al reducirse el consumo energético y reducirse el volumen de agua con detergente que se vierte.

Nueva lavandería La Wash en Josep Anselm Clavé, L’Hospitalet

Una nueva lavandería autoservicio La Wash en Josep Anselm Clavé, L’Hospitalet de Llobregat


Desde el 23 de agosto ya puedes hacer la colada en una nueva lavandería La Wash en Josep Anselm Clavé en el número 4 de L’Hospitalet de Llobregat


En esta lavandería automática tendréis a vuestra disposición 3 lavadoras grandes de 9 KG y 2 lavadoras gigantes de 19 KG. También encontraréis 1 secadora XL de 13 KG y 1 secadora gigante de 19 KG así como una central de pago.

La carga detergente y suavizante es automática.

Disponéis de una televisión con las instrucciones para hacer la colada.

Os esperamos.

Las características de las lavadoras industriales

Las características de las lavadoras industriales, según sean, consiguen que este tipo de maquinaria tenga una vida útil muy larga, ofreciendo los mejores resultados posibles de lavado.

El uso de lavadoras industriales es algo habitual en los establecimientos de lavandería autoservicio. La primera de sus características que llama la atención es su tamaño. Se pueden encontrar lavadoras industriales con capacidades que superan los 60 kilos de carga, pero en el caso de las lavanderías autoservicio lo habitual es encontrarnos con lavadoras que suelen tener una capacidad de entre 9 y 19 kilos de ropa. Esta gran capacidad permite que se pueda hacer toda la colada de una familia a la vez, ahorrando así tiempo y dinero.

Las lavadoras industriales funcionan con detergentes industriales, que permiten dejar la ropa en óptimas condiciones de limpieza e higiene. La formulación especial de este tipo de jabones hace que sean más respetuosos con las prendas y también con las lavadoras, dejando menos residuos que puedan causar averías.

Las lavadoras de tipo industrial han sido diseñadas para maximizar la productividad, de forma que su consumo de agua y luz es realmente eficiente, consiguiendo que con cada ciclo de lavado se ahorren este tipo de suministros.

Al estar fabricadas para un uso intensivo, su vida útil es mucho mayor que la de las lavadoras domésticas. Además, en términos de amortización, la reparación de estas lavadoras es más viable y económica que la reparación de una lavadora doméstica, no existiendo grandes problemas para encontrar piezas de repuesto.

Otra de las características de las lavadoras industriales es que permiten hacer un ciclo de lavado más eficiente. De esta forma la ropa se lava en menos tiempo del que tarda en lavar una lavadora doméstica.

Todas estas características, hacen que las lavadoras industriales sean una buena opción para ahorrar tiempo y dinero.

Ventajas de la lavandería autoservicio para una clínica veterinaria

Las ventajas de la lavandería autoservicio para una clínica veterinaria son importantes y se miden esencialmente en términos económicos y de tiempo.

Una clínica veterinaria es un negocio en el que es común que se acumule mucha ropa para lavar. Se trata además de prendas que pueden tener manchas difíciles de eliminar como la sangre o el yodo. De modo que hace falta un sistema de lavado que permita que las prendas queden bien limpias pero que a la vez no las estropee.

Una de las ventajas de la lavandería autoservicio para una clínica veterinaria es que los detergentes que se usan son de tipo industrial. Esto implica que se pueden eliminar fácilmente hasta las manchas más difíciles, pero que a la vez no se dañan las prendas, algo que no suele ocurrir cuando se usan detergentes de tipo doméstico.

El trabajo en una clínica veterinaria implica una gran acumulación de prendas para lavar, lo que significa poner bastantes lavadoras. Si en lugar de hacer uso de una lavadora doméstica se recurre a una lavandería automática con lavadoras de gran capacidad, no será necesario poner tantas lavadoras, sino que en un solo ciclo de lavado podrán lavarse una gran cantidad de prendas a la vez.

Esto además de un ahorro de dinero implica un ahorro de tiempo. Pero todavía se puede ahorrar más, ya que las lavanderías cuentan con secadoras, de forma que la ropa que se acaba de lavar puede secase inmediatamente. En total no se tardan más de sesenta minutos en hacer la colada (incluyendo lavado y secado de las prendas), lo que supone un notable ahorro de tiempo para los profesionales que trabajan en clínicas veterinarias.

Las lavanderías autoservicio pueden hacer que la tarea de la colada de las clínicas veterinarias sea mucho más rápida, efectiva y económica.

Ventajas de la lavandería autoservicio para una guardería

Las ventajas de la lavandería autoservicio para una guardería son muchas

La lavadora es un electrodoméstico que hasta ahora ha sido imprescindible en muchos negocios que necesitan lavar a diario una gran cantidad de ropa, un buen ejemplo de ellos son las guarderías. Sin embargo, una de las ventajas de lavandería autoservicio para una guardería es que este tipo de negocios pueden prescindir por fin de tener que tener una lavadora, con el ahorro de tiempo y dinero que ello supone.

Los niños pequeños se manchan con mucha facilidad y es normal que las guarderías acumulen cada día un buen número de prendas para lavar: sábanas, babis, baberos, batas del personal, etc. Haciendo que la gestión de la colada sea una tarea añadida a las responsabilidades que deben enfrentar a diario los profesionales que cuidan de los más pequeños en este tipo de lugares.

Las lavanderías autoservicio se posicionan como una gran alternativa para las guarderías, haciendo que la labor de hacer la colada sea mucho más rápida.

La lavandería automática tiene lavadoras de gran tamaño, de forma que pueden lavarse las prendas sucias de varios días de una sola vez. Lo habitual es que las lavadoras de este tipo de establecimientos tengan una capacidad de entre 9 y 10 kilos como mínimo y hasta 17 y 19 kilos.

Tampoco conviene olvidar que la lavandería autoservicio cuenta con secadoras de gran capacidad. De forma que la ropa lavada puede secarse de forma inmediata. La conclusión es que en algo menos de una hora toda la colada de la guardería está limpia y seca, disponible para volver a ser usada.

A todo lo anterior hay que sumar que los detergentes usados en este tipo de establecimientos son detergentes de tipo industrial, capaces de eliminar las manchas más difíciles, pero sin dañar por ello la ropa, dejando las prendas higienizadas, limpias y suaves.

Además, al eliminar de las guarderías las lavadoras y con ellas los detergentes, se reducen los riesgos de accidentes.

Qué te ofrece una lavandería autoservicio en Valencia

¿Qué te ofrece una lavandería autoservicio en Valencia?

El sector de las lavanderías automáticas está en plena expansión y ello es debido a que la demanda no deja de crecer. Hoy en día es raro encontrar un barrio o una población que no disponga de estos establecimientos. La lavandería autoservicio en Valencia se ha convertido ya en algo habitual en el paisaje urbano, y sus servicios son cada vez más demandados por los residentes y por los turistas.

La lavandería autoservicio da a sus clientes la oportunidad de hacer la colada de forma rápida y económica en cualquier momento y es que la gran mayoría de estos establecimientos están abiertos durante unas doce horas al día, todos los días del año, sin importar que sea festivo. Esta amplitud de horarios facilita al máximo la labor de realizar la colada a todo tipo de públicos.

Valencia es una ciudad que recibe cada año un buen número de visitantes, especialmente en fiestas importantes como las Fallas. El poder encontrar fácilmente una lavandería autoservicio es un servicio añadido que los turistas siempre agradecen, ya que les facilita sus desplazamientos, al no tener que ir cargados con grandes maletas.

A nivel más doméstico la lavandería autoservicio en Valencia ofrece grandes beneficios a las personas que durante todo el año residen en la ciudad. Puede sacar de un apuro en caso de que la lavadora de casa se estropee; permite lavar prendas grandes como los edredones o las cortinas que no caben en una lavadora doméstica; permite hacer la colada de una familia de forma más económica e incluso permite lavar y secar la ropa en apenas 60 minutos, lo cual es un gran ahorro de tiempo, especialmente durante el invierno, cuando el frío y la lluvia dificultan que las prendas se sequen adecuadamente. Todo ello sin olvidar que un lavado en uno de estos establecimientos es más económico que poner una lavadora en casa, si computamos el gasto en agua, luz y detergente.

Nueva lavandería autoservicio La Wash en Sant Boi

Nueva lavandería autoservicio La Wash en Sant Boi de Llobregat


Ya puedes hacer toda la colada en una nueva lavanderia automática La Wash en la calle Carles Martí i Vila número 15 de Sant Boi de Llobregat


En esta lavandería automática tendréis a vuestra disposición 1 lavadora grande de 10 KG, 1 lavadora XL de 13 KG y 1 lavadora gigante de 17 KG.

También encontraréis 1 secadora XL de 13 KG y 1 secadora gigante de 17 KG así como una central de pago.

La carga detergente y suavizante es automática.

Estaremos encantados de darte el mejor servicio de lavandería.

 

Qué hace falta para montar una lavandería

Consejos para montar lavanderías industriales para emprendedores

¿Qué hace falta para montar una lavandería autoservicio?

Montar una lavandería es hoy en día mucho más sencillo de lo que lo era hace unos años. La presencia de lavadoras y secadoras totalmente automáticas ha simplificado mucho la gestión de este tipo de negocios, haciendo que sean negocios que prácticamente funcionan solos, no siendo necesaria la presencia en el local de ningún empleado.

Para montar una lavandería lo primero que hay que hacer es una buena elección del local. La gran ventaja de este tipo de negocios es que no requieren de grandes establecimientos. Con un local a partir de 25 o 30 metros cuadrados ya se puede instalar un negocio de este tipo. Además de la mano de la franquicia se simplifica al máximo la obra, sin ser excesivamente costosa ni requerir de mucha inversión de tiempo.

La equipación del local va a necesitar de varias lavadoras de gran capacidad (lo habitual es lavadoras de 10 a 19 kilos de capacidad) y secadoras también de gran capacidad. En los locales más pequeños es más que suficiente con instalar tres lavadoras y dos secadoras.

También debe haber espacio para instalar una central de pago, y aunque en algunos casos son las propias lavadoras y secadoras las que disponen del sistema de pago integrado, es más cómodo y seguro tanto para la propiedad como los clientes la opción de central de pago.

«Es imprescidible contar con zonas cómodas y agradables para los clientes que esperan a que su colada esté lista»

Lo que no pude faltar es una zona de espera con sillas en la que los clientes puedan sentarse a esperar tranquilamente a que su colada esté lista.

En los establecimientos más grandes también se puede contar con un área específica para el doblado de la ropa e incluso máquinas expendedoras de café, refrescos, etc. para que los clientes puedan tomar algo mientras esperan a que termine su colada.

En líneas generales puede afirmarse que hoy en día montar una lavandería  de la mano de una empresa franquiciadora especializada es bastante sencillo. Sencillez que se prorroga después a la gestión del negocio.

Ventajas de la lavandería autoservicio para los restaurantes

Ventajas de la lavandería autoservicio para los restaurantes

La lavandería autoservicio se ha convertido en una gran aliada para los pequeños negocios, facilitando al máximo una tarea tediosa como lo es hacer la colada. El ahorro de tiempo y dinero son dos de las principales ventajas de la lavandería autoservicio para los restaurantes.

Los restaurantes están entre los principales usuarios de los establecimientos de lavandería automática. Este negocio puede sacar el máximo provecho de este tipo de servicios.

Una de las principales ventajas de la lavandería autoservicio para los restaurantes es que se puede lavar mucha más ropa en un solo ciclo de lavado. Los restaurantes son establecimientos en los que se acumula mucha ropa para lavar entre manteles, servilletas y en algunos casos incluso fundas de sillas y uniformes de los trabajadores.

Un restaurante no puede permitirse quedarse sin textiles limpios y es en este sentido en el que la lavandería autoservicio puede ser de gran ayuda. En cada lavadora pueden lavarse una media de 13 a 17 kilos de ropa, lo que supone un buen número de manteles y servilletas.

Las secadoras de estos establecimientos también son de gran tamaño, por lo que después del lavado se puede pasar la ropa inmediatamente a la secadora. El resultado es que en apenas una hora el restaurante consigue tener un buen número de prendas textiles limpias, bien higienizas y dispuestas para volver a ser usadas.

Los textiles usados en bares y restaurantes están expuestos a todo tipo de manchas, algunas difíciles de sacar, como ocurre con las de vino. En las lavanderías autoservicio los detergentes que se usan son de carácter industrial, por lo que tienen una mayor capacidad de limpieza que los detergentes domésticos. De esta forma, haciendo su colada en una lavandería automática, los restaurantes consiguen que su sus prendas estén mucho más limpias, ahorrando a la vez tiempo y dinero.

 

Diferencias entre una secadora industrial y una doméstica

¿Cuáles son las diferencias entre una secadora industrial y una doméstica?

La secadora es uno de los electrodomésticos que más incertidumbre genera por el elevado coste energético que supone ponerla en marcha. Precisamente el coste del proceso de secado es una de las diferencias entre una secadora industrial y una doméstica.

A día de hoy el número de hogares que disponen de una secadora doméstica sigue siendo reducido. Al elevado coste de estos electrodomésticos hay que sumar que cada proceso de secado supone un importante gasto energético. Además, la gran mayoría de las secadoras domésticas tardan demasiado tiempo en secar la ropa.

En las lavanderías autoservicio se ha optado por instalar secadoras industriales, cuyo uso ofrece un mayor número de ventajas. Una de las diferencias entre una secadora industrial y una doméstica es que la secadora industrial tiene mucha más capacidad de carga. De forma que en cada ciclo de lavado se seca más ropa, ahorrando así tiempo y dinero.

Aunque sean más grandes y tengan más capacidad, las secadoras industriales han sido diseñadas para poder trabajar de forma más intensiva con un menor consumo energético. De forma que al usarlas estamos ahorrando energía, lo que a su vez se traduce en un menor volumen de emisiones nocivas a la atmósfera.

Cuando se usa una secadora lo que se busca principalmente es ahorrar tiempo y conseguir que la ropa se seque antes y es aquí donde encontramos otra gran diferencia entre las secadoras industriales y las secadoras domésticas, ya que las primeras tardan mucho menos tiempo en secar la ropa, haciendo que el ahorro de tiempo sea verdaderamente notable.

Las secadoras domésticas están pensadas precisamente para un uso doméstico y por eso su ciclo de vida es corto, de unos 5 a 7 años. En el caso de las lavadoras industriales, están pensadas para un uso mucho más intensivo y su ciclo de vida es mayor.