Una sociedad dónde compartiremos más servicios

Una sociedad dónde compartiremos más servicios

¿Tendemos a una sociedad dónde compartiremos más servicios?

Compartir servicios no resulta sorprendente para las nuevas generaciones y es hacia este nuevo modelo emprendedor donde se dirigen los cambios en el consumo. 

Aunque el concepto de economía colaborativa tiene tantos defensores como detractores, y al mismo tiempo múltiples definiciones que intentan caracterizarla, se convierte en un hecho con los avances de los medios digitales.

La combinación de elementos de la economía comercial clásica con actividades basadas en compartir impulsadas por modelos de consumo alternativos, ya no es algo novedoso.

Servicios globalmente reconocidos y exitosos como el alquiler o intercambio temporal de viviendas, vehículos y hasta el uso de múltiples servicios para la empresa y el hogar.

Lavanderías autoservicio La Wash basa su modelo de negocio en una transformación del  servicio alineada con las ventajas de compartir para disminuir los costes y reducir el impacto ambiental en el modo de hacer la colada. 

 

Pilares de la transformación hacia una sociedad colaborativa

La colaboración en el consumo de servicios supone la emergencia de un modelo disruptivo, donde la colaboración es el pilar de la sostenibilidad para mejorar las oportunidades de emprendedores y consumidores.

Con esta transformación del modelo económico, el uso y desarrollo de las tecnologías digitales se transforma en un acelerador y conlleva cuatro características:

  • Utilizar las tecnologías de la información y la comunicación para facilitar las transacciones entre pares, alguien que tiene un bien y pone su utilización a disposición otros alquilando sólo lo que dura el servicio.
  • Confiar en la calificación de los usuarios, pues nadie sabe mejor cómo es un servicio que quienes ya lo han utilizado, estando abiertos a escuchar la demanda de mejoras o ajustes en el sistema propuesto.
  • Flexibilidad para garantizar la disponibilidad de los servicios y la accesibilidad a la información.
  • Transferencia de conocimientos y cooperación para la innovación y expansión de los servicios a través de nuevos emprendedores.

En esta sociedad tendiente a compartir más servicios, las lavanderías autoservicio constituyen un espacio central para la transformación hacia la cooperación, la eficiencia y la sostenibilidad.

Con un modelo de franquicias centrado en las capacidades del emprendedor y la confianza de los usuarios, La Wash ha avanzado desde una tienda de barrio a más de 500 lavanderías en España y Portugal.

Cambio de hábitos de las nuevas generaciones

Cambios de hábitos de las nuevas generaciones

Los cambios de hábitos de las nuevas generaciones

Hacer la colada ya ha dejado de ser una tarea doméstica, lo que se planteaba como una tendencia y luego una moda, es lo normal para las nuevas generaciones.

Aunque todavía queda descolgada alguna generación intermedia, lavar los trapos sucios en casa ha dejado de referir a la colada.

Las costumbres van cambiando y, lo que antes suponía un equipamiento básico para mudarse a un nuevo hogar, hoy ya es el último electrodoméstico en el que pensar al momento de emprender una vida fuera de la casa familiar.

Los jóvenes toman una actitud más relajada frente a los quehaceres domésticos, y tienen buenas razones para hacerlo.

 

Lavar la ropa fuera de casa, mucho más que un hábito

Los servicios domésticos van ganando espacio en nuestras vidas y esto denota un cambio de hábitos que se corresponde con diferentes factores de la vida moderna:

  • Desarrollo personal: disponer de menos tiempo para las tareas domésticas no sólo está relacionado con trabajar más (que muchas veces), sino también a poner más atención a las necesidades personales, sean profesionales o recreativas. Los más jóvenes entienden que el tiempo de hacer la colada, colgar la ropa y planchar las prendas, supone un recurso valioso que puede aprovecharse de mejor manera.
  • Espacio habitable: los pisos son cada vez más pequeños y el espacio que ocupan lavadora, secadora o lugares para colgar la ropa se convierten en un lujo. Las nuevas generaciones se encuentran con espacios cada vez más pequeños donde habitar, lo que se convierte en todo un reto de funcionalidad para elegir cada mueble y artefacto.
  • Sustentabilidad: la conciencia sobre el impacto de las acciones sobre el medio ambiente tampoco está únicamente signada por el uso del agua y los detergentes, también supone una valoración de los recursos y la obsolescencia del equipamiento doméstico. Los más jóvenes entienden que utilizar la lavandería autoservicio contribuye a minimizar el impacto de las actividades humanas en el medio ambiente y al mismo tiempo a reducir el gasto económico de hacer la colada en el corto, mediano y largo plazo.

 

En este contexto, el sector de servicios para facilitar las tareas domésticas crece inexorablemente hacia la satisfacción de nuevas demandas que conjugan rapidez y efectividad, a un precio asequible y con el menor impacto ambiental.

El crecimiento de las franquicias en lavanderías autoservicio da cuenta de ello, y son cada vez más los jóvenes emprendedores que se incorporan a la familia La Wash.

El modelo de negocio La Wash ofrece ventajas competitivas para establecer un negocio propio, incluyendo asesoramiento y formación en todo el proceso, servicio de Marketing integral para garantizar el éxito y el continuo desarrollo de innovaciones para satisfacer las necesidades de las futuras generaciones en el lavado de la ropa.

Cortinas y ropa de hogar impecables de cara a la Navidad

Las cortinas y ropa de hogar impecables de cara a la Navidad

Las cortinas y ropa de hogar impecables de cara a la Navidad

Los preparativos para celebrar la Navidad de este año, intensifican las tareas de cualquier buen anfitrión por mantener un especial cuidado de la desinfección de las cortinas y ropa de hogar.

Después del confinamiento y las restricciones por la pandemia, estas festividades renuevan el sabor de las reuniones y la celebración junto a los seres queridos. 

Sin embargo, de cara a volver a celebrar una Navidad con familiares y allegados en casa, los cuidados en la higiene y desinfección para minimizar la propagación de enfermedades toman relevancia. 

Prendas textiles como cortinas y mantelería tienen un lugar central vistiendo la casa, pero son también absorbentes de olores, polvo, ácaros, bacterias y contaminación. 

 

Lavar adecuadamente los textiles del hogar

Para mantener una desinfección adecuada de los prendas de tela, sean cortinas, tapizados o manteles, es importante clasificarlos por su ubicación y establecer una rutina de higiene. 

Las cortinas, por ejemplo, según la habitación donde se utilizan y la contaminación exterior a la que están expuestas, pueden mantenerse con un lavado adecuado cada 3 o 6 meses.

Los manteles, por su parte, han de higienizarse después de cada uso y, en el caso de esa mantelería que sólo se utiliza para ocasiones especiales, debe lavarse antes y después de utilizarlos. 

En cada ocasión de lavado, es importante mantener la atención para evitar que se deterioren fácilmente, pues la mayoría de estas piezas están confeccionadas con telas delicadas que cumplen una función a la vez que resultan en piezas decorativas. 

Los pasos más importantes para llevar a cabo el lavado de la ropa del hogar son: 

  1. Comprobar la etiqueta de la prenda: siempre contienen indicaciones para una limpieza segura de la pieza. En los manteles, por ejemplo, no pueden higienizarse con blanqueadores abrasivos, lo que sugiere que debemos tratar las manchas persistentes de una manera especial.
  2. Quitar todas las partes rígidas: como ganchos en las cortinas y adornos en los manteles. Si es imposible quitarlos, será necesario meterlos en una bolsa de lavado o utilizar una funda de almohada para evitar enganches que dañen tanto la prenda como la lavadora.
  3. Utilizar la temperatura adecuada: esta información también está en la etiqueta y, si tienes dudas, utiliza siempre una temperatura menor a 60 °C. La desinfección es importante pero algunos tejidos son especialmente sensibles al calor y los daños por calor podrían verse tanto a corto como a mediano plazo.
  4. Utiliza una lavadora adecuada: la lavadora doméstica no está preparada para prendas de gran volumen; si la prenda queda ajustada en el tambor, no sólo no se higienizará bien, sino que puede dañar la máquina. Utilizando equipos de lavado profesional aseguras una higiene completa en menos tiempo y al mejor coste.
  5. Elige el tiempo de secado suficiente: no es época de tender manteles y cortinas al sol, y cualquier residuo de humedad puede arruinarlo todo, promoviendo la proliferación de bacterias y mal olor. En máquinas de secado profesional puedes elegir el tiempo y temperatura de secado para completar una higiene profunda y delicada.

 

En lavanderías autoservicio La Wash cuentas con los equipos de lavado y secado profesional adecuados para la ropa de casa. 

Elige el programa de lavado a medida de cada tipo de textil y el secado más seguro para evitar la propagación de enfermedades y tener la ropa de hogar impecable en esta Navidad. 

Lavar el edredón de plumas sin riesgos

Cómo lavar el edredón de plumas sin riesgos

Cómo lavar el edredón de plumas sin riesgos

El edredón nórdico es una prenda fundamental en los hogares de cara al invierno, y por eso es importante mantenerlo limpio para garantizar un descanso confortable.

Se trata de una pieza textil que, además de dar abrigo, forma parte de la composición decorativa de las habitaciones y brinda un aspecto delicado que invita a la relajación.

Sin embargo, mantener limpio el acolchado relleno de plumas o plumón demanda el seguimiento de algunos pasos esenciales para evitar estropearlo.
Por otra parte, evitar la acumulación de ácaros y bacterias, y eliminar la absorción de olores desagradables, requiere de una higienización profunda y el correcto secado de todo el edredón.

10 pasos clave para lavar el edredón sin estropearlo

Al ser una pieza de gran volumen, y a la vez delicada pues puede dañarse con facilidad, el lavado en lavadora doméstica queda descartado.

Igualmente, antes de llevarlo a una lavadora industrial, es importante seguir este paso a paso:

1. Asegúrate de que no tenga agujeros o partes debilitadas por donde pudiera escaparse el relleno.

2. Lee las instrucciones de la etiqueta, pues algunos pueden lavarse a 60 grados, pero los más antiguos soportan menos temperatura.

3. Escoge la lavadora correcta para el volumen del edredón, asegúrate de que no quede presionado en el tambor. En lavanderías autoservicio La Wash encuentras máquinas con capacidad de hasta 19 kg.

4. Utiliza un detergente suave, sin productos agresivos como lejía y otros blanqueadores. En caso de lavarlo en nuestras lavanderías autoservicio La Wash, no hace falta que te preocupes, el detergente y el suavizante está incluido en el servicio de lavado.

5. Si necesitas blanquearlo o quitar alguna mancha, utiliza una preparación con bicarbonato y detergente, así evitas que se deteriore la tela y el relleno.

6. Elige el programa para ropa delicada, seleccionado la opción de centrifugado con bajas revoluciones.

7. Utiliza la secadora a temperatura baja. Aunque necesitarás bastante tiempo, esto ayuda a evitar que el relleno se acumule en un sector del edredón y quede bien seco en el interior.

8. Sugerencia: mete en la secadora 2 o 3 pelotas de tenis dentro de calcetines blancos junto con el edredón, esto hará que quede bien distribuido el relleno y de le devolverá esa esponjosidad propia del nórdico de plumas.

9. Lava el edredón siguiendo estos pasos 2 veces al año, con cada cambio de temporada. Guardarlo limpio garantiza que no adhieran viejas manchas; lavarlo antes de volver a usarlo contribuye a evitar posibles alergias por la acumulación de impurezas.

10. Recuerda airear el edredón todas las mañanas, así evitarás la suciedad y se mantendrá esponjoso por más tiempo.

Las lavanderías autoservicio La Wash tienen especial esmero en la higienización de este tipo de prendas, prácticamente como una especialidad, pues suele ser una de las primeras piezas textiles que acercan los usuarios para comprobar el modelo de lavado fuera de casa.

Efectivo, simple y asequible, el lavado en La Wash ofrece la más avanzada tecnología para el lavado de todo tipo de prendas de forma segura y en poco tiempo.

En lavanderías autoservicio La Wash encuentras todo el equipamiento y, el detergente y suavizante más adecuado para lavar el edredón de plumas con seguridad y al mejor precio.

Trucos para quitar manchas de un mantel

Trucos infalibles para quitar manchas de un mantel


Vísperas, Navidad, Año Nuevo, son los momentos en los que probablemente más necesitéis  trucos infalibles para quitar manchas de todo tipo, en particular, las de manteles.


Llega la época del año en que sacamos esos textiles que guardamos para ocasiones especiales, y no es para nada feliz encontrarnos con las famosas y horribles manchas amarillentas, sobre todo si el mantel es blanco.

Pues te daremos todos los trucos recuperar esos manteles rápidamente y evitar las manchas el próximo año.

5 trucos para eliminar las manchas

Has de saber que las manchas o amarilleos suelen aparecer después de que el textil haya  estado guardado durante un tiempo y pueden, en muchos casos, estar asociadas con las condiciones ambientales en las que han estado guardados, por lo cual, no son tan difíciles de eliminar:

Perborato sódico: probablemente con esto ya lo puedas solucionar. Se trata de un componente que se incluye en los detergentes de lavado, aportando las famosas “burbujas oxígeno activo”. Este oxígeno ayudará a desprender la suciedad y blanquear la ropa.
Ten cuidado al manipularlo y sigue las instrucciones del envase, pon el mantel a remojar en agua caliente con 2 cucharadas de perborato disueltas en ella, asegurándote de que el agua cubra la tela completamente. Después, aclara con abundante agua y lleva a la lavadora.
Si el mantel es de color, no lo dejes a remojo más de 10 minutos.

Lejía: el clásico tampoco falla. Aunque es bastante más fuerte y puede llevar a la decoloración y endurecimiento de la prenda, funciona bien con las manchas amarillas en tejidos blancos y es además desinfectante, lo que es ideal en un mantel.
El fabricante indica cuál es la proporción que debes utilizar según la cantidad de agua. Un remojo de 2 horas será más que suficiente.
Después, se aclara con abundante agua y se lleva a un lavado normal.

Bicarbonato y limón: para atacar las manchas de manera individual, incluso justo después de que se hagan (como las de vino, salsas, grasas), puedes poner bicarbonato de sodio sobre la macha y frotarlo con una rodaja de limón.
Esa solución puedes dejarla unos 15 minutos y luego enjuagar, para llevarla a un lavado normal.

Leche: es un truco casero que seguro alguien en casa ya conoce. Se trata de empapar las manchas con leche y colgarlo al sol hasta que se seque.
Luego de eso, lo llevas a la lavadora y, además de quedar más blanco, quedará más suave.

Agua oxigenada: como el truco anterior, este es el mejor para telas delicadas. Se utilizada diluido en agua con el detergente para prendas delicadas de utilices. La proporción es la misma cantidad de detergente que de agua oxigenada, dejando en remojo por unos 30 minutos.
Después de ello, solo se aclara con agua abundante y se seca, o puedes llevarlo a un programa de lavado para prendas delicadas.

Los cinco trucos funcionan para manteles que han estado guardados, como para manteles que estás a punto de guardar. Antes de guardarlos hasta la próxima temporada, recuerda que deben de estar bien secos y elegir para ellos sitios que carezcan de humedad.


En las lavanderías autoservicio La Wash, puedes aprovechar los programas de lavado en máquinas industriales, que garantizan la máxima higiene, así como los distintos programas de secado para dejar tus manteles impecables y listos para las próximas fiestas.