Lavar el edredón de plumas sin riesgos

Cómo lavar el edredón de plumas sin riesgos

Cómo lavar el edredón de plumas sin riesgos

El edredón nórdico es una prenda fundamental en los hogares de cara al invierno, y por eso es importante mantenerlo limpio para garantizar un descanso confortable.

Se trata de una pieza textil que, además de dar abrigo, forma parte de la composición decorativa de las habitaciones y brinda un aspecto delicado que invita a la relajación.

Sin embargo, mantener limpio el acolchado relleno de plumas o plumón demanda el seguimiento de algunos pasos esenciales para evitar estropearlo.
Por otra parte, evitar la acumulación de ácaros y bacterias, y eliminar la absorción de olores desagradables, requiere de una higienización profunda y el correcto secado de todo el edredón.

10 pasos clave para lavar el edredón sin estropearlo

Al ser una pieza de gran volumen, y a la vez delicada pues puede dañarse con facilidad, el lavado en lavadora doméstica queda descartado.

Igualmente, antes de llevarlo a una lavadora industrial, es importante seguir este paso a paso:

1. Asegúrate de que no tenga agujeros o partes debilitadas por donde pudiera escaparse el relleno.

2. Lee las instrucciones de la etiqueta, pues algunos pueden lavarse a 60 grados, pero los más antiguos soportan menos temperatura.

3. Escoge la lavadora correcta para el volumen del edredón, asegúrate de que no quede presionado en el tambor. En lavanderías autoservicio La Wash encuentras máquinas con capacidad de hasta 19 kg.

4. Utiliza un detergente suave, sin productos agresivos como lejía y otros blanqueadores. En caso de lavarlo en nuestras lavanderías autoservicio La Wash, no hace falta que te preocupes, el detergente y el suavizante está incluido en el servicio de lavado.

5. Si necesitas blanquearlo o quitar alguna mancha, utiliza una preparación con bicarbonato y detergente, así evitas que se deteriore la tela y el relleno.

6. Elige el programa para ropa delicada, seleccionado la opción de centrifugado con bajas revoluciones.

7. Utiliza la secadora a temperatura baja. Aunque necesitarás bastante tiempo, esto ayuda a evitar que el relleno se acumule en un sector del edredón y quede bien seco en el interior.

8. Sugerencia: mete en la secadora 2 o 3 pelotas de tenis dentro de calcetines blancos junto con el edredón, esto hará que quede bien distribuido el relleno y de le devolverá esa esponjosidad propia del nórdico de plumas.

9. Lava el edredón siguiendo estos pasos 2 veces al año, con cada cambio de temporada. Guardarlo limpio garantiza que no adhieran viejas manchas; lavarlo antes de volver a usarlo contribuye a evitar posibles alergias por la acumulación de impurezas.

10. Recuerda airear el edredón todas las mañanas, así evitarás la suciedad y se mantendrá esponjoso por más tiempo.

Las lavanderías autoservicio La Wash tienen especial esmero en la higienización de este tipo de prendas, prácticamente como una especialidad, pues suele ser una de las primeras piezas textiles que acercan los usuarios para comprobar el modelo de lavado fuera de casa.

Efectivo, simple y asequible, el lavado en La Wash ofrece la más avanzada tecnología para el lavado de todo tipo de prendas de forma segura y en poco tiempo.

En lavanderías autoservicio La Wash encuentras todo el equipamiento y, el detergente y suavizante más adecuado para lavar el edredón de plumas con seguridad y al mejor precio.

Precios de lavar mis mantas y edredones

Si te estás preguntando ¿cuál es el precio de lavar mis mantas y edredones?

Debes tener en cuenta que el precio puede variar el función del tipo de servicio que uses.

Mientras que una tintorería suele resultar más cara, en una lavandería autoservicio puedes higienizar tus prendas con un menor coste.

En líneas generales, lavar tus edredones y mantas en una lavandería autoservicio puede salirte por entre 9 y 11 €.

El precio puede variar en función del tamaño de la prenda a lavar y la cantidad de tiempo de secado que necesite.

Mantener la ropa de cama correctamente higienizada es esencial para la salud.

Sin embargo, mantas y edredones tienen un tamaño y un peso que hace que resulte muy complicado lavarlas en una lavadora doméstica, por lo que con frecuencia su limpieza se limita a una vez al año.

Lo normal es llevar a lavar las mantas y edredones o bien al final de la temporada de invierno, para guardarlos limpios hasta el siguiente otoño, o bien justo antes de que comience el frío.

Si optas por lavar la ropa de cama más grande en una lavandería autoservicio no sólo estarás ahorrando dinero, sino que a la vez ahorrarás tiempo.

Al dejar estas prendas en la tintorería lo normal es que tengas que esperar de un día para otro a que estén limpias y secas. Sin embargo, si acudes a una lavandería automática puedes hacer el lavado y secado de las prendas en aproximadamente una hora. 

Esto implica que puedes lavar las mantas y edredones varias veces durante el invierno, puesto que podrás volver a ponerlas en la cama en el mismo día.

Por eso, con la lavandería automática ahorras dinero y tiempo y también ganas en salud, teniendo toda tu ropa de cama siempre limpia y libre de ácaros que puedan ser perjudiciales para ti.